Por el equipo editorial

Araíz del compromiso de la Comisión Europea con la promoción de la gestión de la diversidad y la inclusión en el ámbito laboral, en 2008 se creó el Charter Europeo de la Diversidad para promover la igualdad y la no discriminación en Europa. En 2009, nació Fundación para la Diversidad para liderar el Charter en España y ayudar a las empresas, organizaciones e instituciones a hacer visible su compromiso con la diversidad. Sonia Río Freije dirige la Fundación y ayuda a las organizaciones a aplicar los 10 principios del Charter. En la actualidad hay más de 1.100 firmantes en España, los cuales acceden a una amplia red de networking y eventos sobre diversidad. Entrevistamos a Sonia para conocer cuáles son sus compromisos y esperanzas.

¿Cómo eras cuando eras más joven? ¿Cómo influyó la diversidad cultural de sus padres en tu crecimiento?

Nací en 1977 en Berna, Suiza. Mis padres son del norte de España; por lo que he crecido entre dos culturas. Tengo grandes recuerdos de mis vacaciones en España, la comida, la familia y los días de verano largos. Tuve una infancia bastante normal y feliz. Desde pequeña he tenido una personalidad fuerte y un gran sentido de la justicia. Siempre ha estado involucrada en proyectos para ayudar a las personas más desfavorecidas.

¿Qué estudiaste?

Toda mi educación la hice en Berna en colegios públicos. Estudié derecho en la Universidad de Berna. La carrera de Derecho me abrió un mundo nuevo, el del Derecho Internacional de los Derechos Humanos, el Derecho Europeo y el funcionamiento de los organismos multilaterales como, por ejemplo, la ONU o la UE. Rápidamente me di cuenta que eran las materias que más me interesaban.

¿Cuál fue tu primer trabajo y qué expectativas tenías cuando empezaste allí?

Mi primer trabajo después de terminar la carrera fue en el Ministerio de Asuntos Exteriores del Gobierno de Suiza, específicamente en la división de Promoción de la Paz y Derechos Humanos. Ahí me encargué de la planificación, seguimiento y evaluación del Programa de Promoción de la Paz del Gobierno de Suiza para Guatemala y México, incluyendo interlocución con actores de México y Guatemala. Cuando empecé a trabajar no tenía tanta claridad del puesto.

¿Cómo se ayudaba a otros países desde una oficina en Berna?

Me gustaba la idea de trabajar en temas de cooperación con Latinoamérica y poder aprender de otras culturas y, sobre todo, tener la oportunidad de conocer otras realidades. Allí me di cuenta que quería tener experiencias laborales sobre el terreno y eso me llevó, dos años después, a trabajar en México.

¿Cómo has visto cambiar la diversidad y la inclusión en los últimos 5 años?

La diversidad y la inclusión en el ámbito laboral están en la agenda de las empresas, los gobiernos y los organismos internacionales. En principio hay un consenso de que la diversidad y la inclusión nos convienen a todos y que las empresas son un actor fundamental en la sociedad para impulsar esta agenda. De hecho, hay multitud de leyes internacionales y nacionales que establecen la prohibición de discriminar en el acceso al empleo por razones de género, sexo, raza, edad, discapacidad, creencias, religión, etc. No obstante, de la ley a la realidad hay un largo camino. Necesitamos más líderes realmente comprometid@s con esta agenda, mucha educación desde temprana edad y formación continua en el trabajo.

¿Qué significa la diversidad para ti?

Para mí, la diversidad es riqueza, creatividad, innovación, competitividad y bien gestionada nos conviene a todos, tanto a las empresas, empleados, clientes, y a la sociedad en su conjunto. Simplemente no me imagino un mundo homogéneo.

¿Cuáles son tus compromisos clave?

Llevo dos años al frente de Fundación para la Diversidad, una entidad que promueve el Charter de la Diversidad en España. El Charter es una carta europea de principios europeos que firman con carácter voluntario y gratuito las empresas y organizaciones de España para visibilizar su compromiso con la diversidad y la inclusión en el ámbito laboral. Nosotros impulsamos la gestión de la diversidad y la inclusión en empresas e instituciones en España para potenciar el progreso social y la competitividad y sobre todo para transformar y lograr entornos laborales más inclusivos y libres de discriminación. Lo hacemos desarrollando investigaciones, lanzando campañas de divulgación y también visibilizando las mejores prácticas en la materia.

¿Cómo defines un lugar de trabajo inclusivo?

Desde mi punto de vista las claves para avanzar hacia una verdadera inclusión en el ámbito laboral son:

1. Impulsar el cambio a través de la formación/educación especializada por ejemplo en materia de sesgos inconscientes, igualdad de oportunidades, diversidad en general, liderazgo inclusivo, violencia contra las mujeres, etc.

2. Fomentar espacios seguros donde l@s emplead@s se puedan expresar libremente y aportar, sin miedo a ser despedidos o rechazados.

3. Fomentar una responsabilidad colectiva y no hacer la vista gorda si se detectan situaciones o acciones discriminatorias. Es muy importante señalar los actos de discriminación, y ahí todas las empresas que conforman una empresa tienen responsabilidad.

4. Revisar los procesos de selección, promoción y evaluación de empleados para evitar sesgos inconscientes. Generar guías para que estos procesos sean homogéneos y permitan la igualdad de oportunidades.

5. Celebrar las diferencias culturales, sociales e individuales de l@s emplead@s. Aprovechar fechas conmemorativas para poner en la agenda temas de diversidad e inclusión.

6. Hablar desde la verdad y la honestidad cuando nos referimos a objetivos, retos y dificultades que nos enfrentamos a la hora de gestionar la diversidad en la empresa. Dejar el “postureo” y profundizar en los temas para realmente provocar un cambio cultural real.

7. Apostar por un lenguaje inclusivo y libre de estereotipos.

Spread inclusion all around the globe